Posts Tagged 'maltrato'

Entrevista a la responsable de SOS Galgos

Anna Clements, directora de SOS Galgos
“El maltrato a las personas empieza en el maltrato animal”
IMA SANCHÍS – 21/11/2008
Fuente: laVanguardia

Nací en Manchester y vivo en Esplugues. Estudié Magisterio y fui profesora hasta que fundé SOS Galgo con mi marido. Tenemos una niña de 4 años, 3 galgos y 2 gatos. Atea: he visto demasiado maltrato. Si quieres que las cosas vayan bien, debes formar parte de la solución

¿Cómo fue a parar a Esplugues de Llobregat?

Mi padre era funcionario europeo y viajábamos mucho. Barcelona era para mí otra ciudad de paso, pero acabé casándome con el veterinario de mi perro.

¿Y por qué les dio por los galgos?

Los galgos del canódromo de Barcelona, que retiraban muy pronto y en muy mal estado, eran adoptados en Inglaterra y mi marido los preparaba para el viaje. Un día le acompañé: 700 galgos viviendo en jaulas de un metro cuadrado, uno encima del otro. Quedé impresionada.

Así nació su asociación.

Sí. Las denuncias se quedaban sin ejecutar, hasta que finalmente dimos con alguien con poder de decisión y cierta sensibilidad, que subió los impuestos de las carreras consciente de que eso acabaría con ellas.

Ya no quedan canódromos en España.

No, pero hay 500.000 galgos registrados en España para cazar.

Eso, si los cuidan, no es malo; para los galgos, claro.

El problema es la mentalidad de usar y tirar. Se deshacen de ellos al final de la temporada de caza para no tener que alimentarlos hasta la siguiente, o porque tienen una fractura, o no corren lo suficiente. He intentado entender esa mentalidad.

¿Y?

Para muchos es esencial que su galgo corra más que el del vecino: el galgo es como su ego, y si no corre bien, su dueño se siente traicionado. Un galgo listo aprende a tomar atajos para pillar a la liebre, pero no sigue las reglas, y entonces lo llaman sucio.

Eso no le importará mucho al galgo.

Para castigarlo, lo cuelgan de un árbol. Saben que está mal visto, pero se sigue haciendo en bosques en Albacete, en Murcia, en Toledo. Cada año se matan o abandonan unos 50.000 galgos. La Federación de Caza niega que sus miembros torturen y asesinen a los galgos, pero nosotros somos testigos de ello a diario.

¿Soluciones?

Que se cumpla la ley y que sea más específica. En Inglaterra y otros países existe también la crueldad hacia los animales, pero hay agentes especiales que trabajan con la policía y actúan; se sanciona a la gente económicamente, no le permiten volver a tener animales e incluso pueden enviarla a la cárcel.

La policía colabora con ustedes.

Sí, la policía local de Esplugues, porque saben que, aplicando las medidas de prevención en los colegios a una edad temprana, la probabilidad de incivismo en la adolescencia desciende considerablemente. El maltrato a las personas empieza por el maltrato a los animales; por lo tanto, la prevención de la violencia sexista empieza por aplicar las leyes contra el maltrato a los animales.

¿Cómo los ayudan?

Vamos juntos a los colegios: policía, galgos y yo. Si vas a una clase con esos maravillosos perros y les explicas cómo son y cuáles son sus necesidades (sacarlos a la calle dos o tres veces al día aunque haga frío o llueva, sus necesidades de compañía…), serán más considerados y también se lo pensarán dos veces antes de insistir en tener un perro.

Cuénteme un día de clase.

Vamos al colegio americano una vez a la semana y de una forma muy lúdica les enseñamos civismo, que abarca desde primeros auxilios hasta reciclaje de juguetes y la complejidad de un animal de compañía. Y también les explicamos cómo deben reaccionar ante un perro que se pone agresivo.

¿Qué hay que hacer?

No mirarle a los ojos, no huir, cruzar los brazos y cantar una canción, porque eso los relajará y los perros no olerán la adrenalina. Es una medida de prevención importante.

Pero una parte esencial de su trabajo es buscar familias para los galgos.

En diez años hemos dado mil galgos en adopción. Podríamos haber dado más, pero seleccionamos a las familias y a los galgos adecuados.

¿Cómo hacen eso?

Primero están tres semanas en acogida temporal con un voluntario que valora su carácter: si es bueno para convivir con gatos, si necesita a otro perro porque está acostumbrado a vivir en manada y asocia la soledad al abandono; si es un galgo adecuado para vivir en un piso, si le gustan los niños… Sabemos si hace sus necesidades fuera, si se pone nervioso cuando está solo…

Entiendo.

Así buscamos el perfil de la familia, para que no haya sorpresas. Es una manera lenta de trabajar, pero con garantías.

Su galgo parece un perro faldero…

Sí, pueden correr muy rápido, diez minutos, y es precioso verlo, pero luego les encanta estar en casa. Son muy dulces, no tiran jamás de la correa y son muy cariñosos con los niños. La gente piensa que necesitan mucho espacio, pero como su nivel de energía es tan bajo , si no es un cachorro, se convive con ellos de maravilla. Y son muy buenos con las personas mayores.

¿Tiene experiencias?

También vamos a residencias de ancianos con un grupo de galgos. Abuelos con alzheimer o demencia que viven muy incomunicados. ¡No sabe con qué alegría esperan el día de la visita!, los abrazan, los peinan, y los galgos reaccionan con toda la comprensión y la paciencia del mundo. Hace mucha ilusión ver cómo su presencia puede dar tanto a una persona mayor.

Anuncios